Ápeiron Ediciones

C/ Esparteros, n.º 11, piso 2.º, puerta 32

28012 MADRID (ESPAÑA)

info@apeironediciones.com

91 164 63 00

Comentarios platónicos, Jacob Klein, colección Eidos. 

 

Dictado para Schlick. Diktat für Schlick, Ludwig Wittgenstein, colección Eidos. 

 

Las filosofías de Platón y Aristóteles, al-Fārābī, colección Eidos.

Blanca por fuera y rosa por dentro, Jardiel Poncela, colección Máscaras.  

 

Nietzsche, Malwida von Meysenbug, colección Eidos.

Conocimiento repudiado en siete obras de Shakespeare, Stanley Cavell, colección Eidos. 

 

La España posible del siglo XXI, Julián Marías, colección Eidos.

Las aventuras de Alicia bajo tierra, texto e ilustraciones de Lewis Carrollcolección Energeia.

Vida de Philidor

Músico y ajedrecista

(George Allen)

«El nombre de Philidor debe vivir en la Historia de la Música incluso si todas sus obras deben perecer. Todos los historiadores de la música francesa, desde La Borde hasta Poisot pasando por Castil-Blaze y Fétis, coinciden al declarar que Philidor fue el máximo responsable del trabajo de fundación de la más nacional de toda la música de entretenimiento de su país, la Opéra-Comique. Tampoco puede la reforma de la ópera seria siquiera ser mencionada sin hacerle a Philidor la justicia de haber sido el primer y único compositor que alcanzó un éxito que no podría ser perfeccionado y hecho perdurable por agencias no menos suaves que el enérgico genio, la voluntad de hierro y la terrorífica bâton de Gluck».

«Quien aborda la obra de Charles Ives (Connecticut, 1874-New York, 1954) por primera vez no tardará en preguntarse por la razón de que su música sea considerada la primera y única música genuinamente americana, puramente americana.Seguidor de la filosofía y la conducta de la vida de Thoreau, al que dedicaría el segundo movimiento de la Sonata Concord y, paralelamente, después de Emerson, el segundo capítulo de los Ensayos ante una sonata en la que se basaban, Ives rechazaría, desde el primero momento, la idea de convertir la música en profesión. Lo que, sin más, podría ser la clave de escritura de toda su obra musical como filosófica».

De la Introducción de Antonio Fernández Díez